La lucha de los nacionalistas catalanes por alejarse de España nunca cesa y algunos acaban pagando el precio. Especialmente cuando lo que hacen es alterar sus matrículas para decir que son catalanes, curiosamente estando dentro de la Unión Europea, cosa que está totalmente prohibido.

La guardia civil le multó pero no hace caso

La situación se dio el pasado jueves, cuando Ricard Font, secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, se encontraba en un restaurante comiendo tan tranquilo. No obstante, al llegar se encontró con una sorpresa.

Habían dos agentes de la guardia civil que le estaban esperando junto a su vehículo para notificarle que le habían puesto una multa de 200 euros por llevar la pegatina de “CAT” en su matrícula, incumpliendo así con la normativa de tráfico de no poder alterarse las matrículas de los vehículos.

200 euros de multa por llevar una pegatina de CAT en su matrícula

Aparte de explicarles el motivo, le informaron de que podía pagar la multa en una determinada entidad bancaria y beneficiarse de una bonificación de que la multa le saliera un 50% más barata si la pagaba ya.

¿Esto le ha servido de algo a Font para aprender la lección y retirar la pegatina? Todo lo contrario, el secretario hizo una foto de la multa junto a su matrícula y la colgó en su red social, despotricando contra los agentes de la guardia civil que le habían multado así como contra los anti-independentistas que defienden que Cataluña debe seguir siendo española. Además, ha asegurado que no va quitar la pegatina de CAT de su vehículo, porque él se siente catalán y nadie puede convencerlo de otra cosa.

En esta ocasión, tras conocerse que el gobierno catalán estaba multando a residentes de Cataluña por no tener los rótulos de sus tiendas en catalán, ha sido el gobierno español quien ha dado una lección al grupo independentista. Lo malo, es que esto no ha hecho más que avivar las llamas.

Dejar respuesta