Hay algunos actores que por más esfuerzos que hacen solo se hacen conocidos por unos pocos papeles. Fue el caso de Carrie Fisher, que cuando realizó su papel de la princesa Leia Organa en la saga cinematográfica de Star Wars, ganó mucha fama pero después en pocos papeles de protagonismo se le ha visto aparecer. Tras su último regreso a interpretar de nuevo el papel, la líder del grupo rebelde que lucha contra el Imperio dice adiós a la lucha.

Ya no podrá pelear más contra los Sith y el Imperio

El pasado viernes se daba la noticia de que la actriz era ingresada en un hospital, tras haber sufrido un paro cardiaco en un vuelo. Todo el mundo se preocupó y comenzaron a llegar mensajes de apoyo hacía la actriz, cosa que la familia agradeció. Para calmar a la comunidad de fans, su madre Debbie Reynolds hizo un anuncio de que su hija estaba estable y que saldría adelante.

No obstante, las cosas no siempre son como uno desea y el hijo de la actriz, Billie Lourd, ha tenido que dar la triste noticia de que su madre falleció en la mañana del martes 27 de diciembre a la edad de 60 años.

Adiós para siempre, princesa rebelde

Carrie Fisher había ido a Londres para terminar de grabar algunas escenas de la octava entrega de la saga Star Wars, volviendo a hacer el papel de Leia Organa, cuyo estreno está pensado para finales del año que viene. Además, también estaba rodando la tercera temporada de Catastrophe y promocionando su libro The Princess Diarist, donde desvelaban algunas cosas de su vida privada.

Pero la actriz a los 60 años de edad, tras una vida envuelta en una lucha constante por la mujer y por su carrera cinematográfica, estancada por el peso de su actuación en la saga Star Wars, finalmente se ha despedido de sus fans para siempre.

Dejar respuesta